domingo, julio 22, 2007

EL DUELO v/s PERDIDAS

Vivir un duelo es reconocer que hemos perdido a alguien o algo importante en nuestras vidas.

Hace poco asistí a un Taller para vivir el proceso de un duelo. Fueron cuatro días intensos. Ojalá todos tuviéramos la oportunidad de realizarlo. Cuando comenté que lo haría me miraron extrañados como diciéndome “que loca ir a sufrir”…Es mas, nunca dudé si lo haría o no… creo que quien me lo recomendó sabía que participaría en él. Claudio, mi médico (doc) y amigo, gracias por esta tremenda oportunidad que pusiste ante mi!

Participé por dos razones: para sellar un proceso de pérdida de un ser querido y como terapeuta en el Arte de Vivir para Bien Morir.

Este taller lo sentí y viví como una oportunidad única de sanación personal que trae como consecuencia una transformación de la situación dolorosa en un agradecido homenaje que origina encuentro, reconciliación y paz. Algo en el entorno se transforma y me libera del sentimiento de rabia y culpa remplazándolo por gratitud y alegría por haber sido parte de mi crecimiento.

¿Qué es el duelo?
Generalmente asociamos la palabra duelo solo a la muerte de un ser querido, sin embargo el concepto clásico psicoanalítico, postulado por Freud (1912), en la que el duelo hace referencia a la “pérdida del objeto amado”, incluyéndose como pérdidas objetales, tanto la muerte de un ser querido como la ruptura sentimental o la pérdida de empleo. Este mismo autor establece la diferencia entre aflicción y melancolía, al señalar que el afligido cumple el “duelo”, al negociar con la realidad, admitir la irreversible desaparición del objeto amado y liberar el deseo para buscar nuevos objetos de amor. El melancólico rechaza la idea de la pérdida, se identifica con el objeto y retira su deseo del mundo.
Aquí agregaría también, la perdida de “status” que mucho afecta a quienes la han sufrido.

Las mujeres, sobretodo, vivimos situaciones múltiples, y a veces no nos vivimos los duelos como deben hacerse: reconociendo la rabia, la pena, y llorar todo lo que necesito llorar. Dejar fluir todos lo sentimientos que nos afloran ante la pérdida de ese ser querido, o ante una situación de término de una relación de años, o el caso de un padre que se fue y no regresó más.
Nos protegemos inconscientemente del dolor, del sufrimiento y cuando ese sentimiento re-aparece, lo dejamos de lado nuevamente y nos decimos que no tememos tiempo para eso, y lo seguimos postergando!… hasta que llega el momento que la situación se me enfrenta como que algo está pendiente y tengo que solucionarlo….que es lo que me pasó! Lo que significa que asumo el duelo, me lo vivo y reconozco mi debilidad en no asumir, como mi amor por ese ser o situación de pérdida, y me permito vivir este trance para lograr la paz y alegría como también dar a ese otro Ser, a quien tenía, energéticamente, aprisionado en mi pena y dolor y lo libero reconciliándome para que continúe su camino.
Ahora puedo continuar en paz…

"Si practicas la atención a la respiración con asiduidad, cuando llegue el final de tu vida, morirás estando plenamente atento"

8 comentarios:

Nerim dijo...

No es mi intención frivolizar, pero acabo de leer que si los hombres supiesen lo pronto que olvidan las viudas, renunciarían a morirse.Lo dijo un tal Khrestmer.
Un fuerte abrazo
Nerim

marvision dijo...

Entiendo perfecta mente lo que dices...pero hay casos y casos. Hay veces que la persona esa es tu motor, necesitas llevarla contigo para continuar, para impulsarte, es tu energía...creo que en nada hay una general. quiero decir que, cada caso es un mundo, no hay normas para nada.
En este caso concreto...yo tengo otra vision.
un beso amiga...marimar

Alimontero dijo...

Nerim, nada más grave que ignorar un buen y jocoso comentario.
Siempre son y serán bienvenidos!
Con amor para ti…

Querida Marvision, pienso que la riqueza de los seres humanos es justamente esa, escuchar, saber la otra opinión, la otra visión. Eso nos enriquece y nos amplia la mirada.
Igualmente deseo destacar que el poder de sobreponerme está en MI FUERZA INTERNA, nadie mas que yo tengo poder sobre mi, de lo contrario soy vulnerable a lo externo, y pierdo el enlace con mi propia e íntima comunión con mi Ser que en esos momentos de aflicción, viene en mi ayuda para ayudarme a transitar. Solo depende del trabajo de conexión que tengamos con nosotras mismas, la disposición y humildad en reconocer que “solas no podemos”…
Un abrazo, gracias…. Y compárteme tu posición..
Ali

Miguel Angel Servellón dijo...

El Fallecimiento de mi amado padre fue muy doloroso y aun conservo el duelo me ha costado mucho superar esa etapa.
Excelentes reflexiones

El TITO dijo...

Caray! cuando uno navega buscando blogs siempre se encuentra con buenos, malos, pésimos, originales, cómicos, etc. Pero son muy pocos los que dejan ese sabor en la boca tan agradable como cuando lees un buen libro. Buen blog. Saludos

Lucas Tarazona Minaya dijo...

Cosas tan trasendentes, como el tema de la muerte, es parte de la vida espiritual que debemos aprender.Y quien como Ali para abrirnos esa conexión sobre un tema que le apasiona como a muchos blogger.
Felicitaciones

ANDREA MARTINEZ dijo...

ALI: EXCELENTE TU ACTUALIZACION DE BLOGS, TE FELICITO Y ME ALEGRO MUCHO QUE SEAS TAN CREATIVA Y TAN HUMANA. GRACIAS Y ESPERO QUE UN DIA DE ESTOS VOLVAMOS A CHARLAR. UN ABRAZO APRETADO, HASTA PRONTO. ANDREA (LA URUGUAYA).-

Joan Pinardell dijo...

Todo esto Ali me dice tanto...
que suerte Dios haberte encontrado


si...
joan