jueves, julio 12, 2007

BUEN MORIR - BUEN VIVIR

Según la Dra. Kûbler-Ross, lo que más angustia a los enfermos terminales son sus «asuntos pendientes», aquellas relaciones interpersonales no resueltas satisfactoriamente; la reconciliación con un pasado no aceptado que, ahora, a las puertas de su muerte, no les deja en paz.
La muerte ya no acepta más aplazamientos para afrontar los problemas realmente importantes que, quizás, hace años que esquivamos. Ante mi propia muerte, no puedo seguir engañándome y engañando a los demás. Sé perfectamente con qué personas y circunstancias tengo «asuntos pendientes». O las afronto ahora ante este momento crucial, o el expediente quedará abierto.
Qué importante es, pues, la figura de la persona que ayuda a «bienmorir» a otros, sea médico o tanatóloga o tan sólo amigo. Lo importante es que acompañe el caminar de estos últimos pasos con confianza para que lleguen a buen puerto.

Ante la muerte, debe haber también una medicina preventiva que me ayude no sólo a «bienmorir», sino también a «bienvivir», empezando a solucionar mis pequeños asuntos pendientes antes de que tenga que afrontarlos irrevocablemente ante la inminencia de mi muerte. En ese pequeño morir de cada día, cuando nuestro cuerpo fatigado clama por poder descansar, revisemos agendas de relaciones para ver cuál es esa cita realmente importante que no tiene que aguardar más: la de vivir en paz y alegría conmigo y con los demás cada uno de los días de mi existencia.


"Si practicas la atención a la respiración con asiduidad, cuando llegue el final de tu vida, morirás estando plenamente atento"

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Ali, he llegado hasta aqui de casualidad y nunca pensé que podria alguien dedicarse a esto o es solo un servicio? Como se hace, porque leo en tus datos que aprendista de Elizabeth K-Ross y la googlé, o sea como discipula.
Que bueno saber que no solo está el cura, que por lo demas llega a ultima hora, sin que un ser común y corriente.
Te tendré presente, y estare presente aunque no tengo blog.
Cada dia se aprende algo.
Marce

Ninoschka dijo...

Mmm.. leyéndote encuentro mucha similitud con mi religión budista... nosotros no le tememos a la muerte ni mucho menos la hacemos un tema tabú.
Para poder morir en paz, hay que aprender a vivir con amor hacia uno mismo y ver la vida no como un calvario sino como una gran oportunidad de haber estado en este sitio.
Nosotros todos somos de otro espacio, aquí estamos tan sólo de vacaciones, cuales se acabarán cuando tengamos que tomar el avión de regreso!!!!
Yo estoy escribiendo una historia sobre Luisa... y ahí cuento sobre este espacio.. espero lo leas!
Bss y cuídate mucho.
-yo-


┊  ☆☆☆FELIZ FIN DE SEMANA☆☆☆  ┊
┊   ★ ┊    ★ ┊ ☆
┊ ┊ ☆    ★ ┊  ┊ ☆  ★ ┊
┊   ┊ ☆   ☆┊  ★┊
☆┊    Nunca dejes   ┊☆
┊ ┊   ★ de sonreir,
┊   ☆ ┊ porque
nunca sabes┊ ☆ ┊   
☆ ┊  ┊  ☆ ┊ ┊ ★ ★
☆ ┊   quien se puede ☆┊
┊  ┊★ enamorar
☆┊ ┊ ┊ ★ de tu sonrisa .*. ★
 ┊  ┊  ☆   ☆┊ ┊┊  ┊ ★ ┊
   ┊★  G.García Márquez  ★  ┊ ┊
  ★ ┊★    ★┊ ★

Alimontero dijo...

Querida amiga, sin ser budista, efectivamente, su mirada me ha ayudado y ampliado enormemente la comprension de la muerte. Ha sido una amigable y empática herramienta de trabajo personal.
Gracias por tus visitas a casa.
Un abrazo amoroso
Ali

Gabriel dijo...

Me parece un buen punto y quizás como para irlos procesando mucho antes de estar cerca del fin; es una buena causa resolver antes e incluso decir a la contraparte, no quiero estar a las puertas de mi muerte para andar resolviendo estas cosas que no nos hacen bien dejarlas así.

Lo de la respiración, intuyo que ha de ser potente en esas horas, especialmente para estar aquí y acallar la chicharra que ha de ser brutal; no se.

Saludos y abrazos

Camilo dijo...

Lo bueno de saber cuándo te vas a morir es que te da tiempo a visitar a tus amigos... sablearles y pasarte los últimos días de juerga perpetua! Es broma, aunque no tanto. De hecho el lema aquel del amor libre se refería a eso. Si uno supiera que se va a morir mañana, ¿qué haría? Por eso creo que es bueno tener el alma en paz, para poder dedicar los últimos días a irse de juerga, en vez de tener que pasarlos en arreglar desaguisados. De hecho, creo que sería lo mejor, si yo valiese para ello; pero eso es otra historia. ;).

marvision dijo...

Una vez más me dejas pensando y comparto contigo lo de que, no hay que dejar cuentas pendientes...
Gracias una vez más...Ali
un besazo de marimar

Miguel Angel Servellón dijo...

Me has hecho recordar la muerte de mi padre, quien bien murió, tranquilo y lleno mucha paz.

Susana dijo...

Cuando se está cerca de la muerte, aunque no sea la de uno, se revisan diariamente las agendas para saldar las cuentas inconclusas "bueno para el alma y bueno para el cuerpo". Sin duda un gran trabajo.
Sigo leyendo entusiasmada en mis tiempos libres, estoy ansiosa x terminar para juntarnos a tomar el té y ver en tus ojos tu alma que ya reconozco a través de tus letras.
Cariños,
Su

Alimontero dijo...

Querida Su, te admiro mucho. Tu quehacer tan particular hoy marcará un hito en tu vida... vas muriendo y renaciendo al mismo tiempo contigo y junto otros. Eso genera movimiento, danza... vida!
FEliz de compartir contigo cuando lo quieras...
Pronto estaré en un pais vecino compartiendo sobre esto mismo... tu amor y luz te solicitaré!
besos y recuerda: hoy es un buen dia para vivir... y tbn para morir!
ali

DonGalleto dijo...

Chido blog, igual ue el otro.
Te visitare seguido, te agregue a mi blog reader para estar peniente de tus actualiaciones

Alexis dijo...

aprender a morir y a recibir a la muerte como un paso más, es el destino final e irrevocable durante el ciclo que nos toca vivir....

MentesSueltas dijo...

"No perdiste a nadie, el que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón..." Facundo Cabral.

Estimada, gracias por invitarme.

Mi mejor energia...
Te abrazo
MentesSueltas

Anónimo dijo...

AUN NO

He llegado ante mí
al desembarco en el río de sol
y desensillo mis maderas quebrachas
pues me urge un paseo lento
por el otro lado de las puertas.

Pájaros de alas blandas meditan en lo alto un cielo enfermo
que pellizco con el barro infinito de mis ojos.
Las lunas jadean / jadean lágrimas calientes.
Aguas pobladas por la nitidez de la piedra
y el cristal que se empecina en no hablar
para verme malabarista y carpintero
con la risa a carcajada que no siempre tuve.

Pasar al otro lado de mí,
recorrerme todo entero y
habitarme en los días que fui o seré el otro
con otra barcaza / otro río / otro sol
otras puertas.

Así desmochilado de toda pesadumbre,
no ahogado en la risa del imbécil,
corro y corro y corro
para no despertar
no ver / no morir /
no morir /
no debo morir

porque sólo hay un día para merecer la muerte

... y aún no la amo.