viernes, mayo 01, 2015

LA PUERTA

Existe UNA SOLA PUERTA para ingresar y dejar este plano, la diferencia está en que se abren para distinto lado.

Dime, quién te ha compartido o hablado acerca de la muerte?  te apuesto a que nadie. Te comparto mi experiencia personal.
Un día cualquiera del 2006, "navegando por internet" me llega el siguiente mensaje:
"Así como para el nacimiento de un ser se necesitan neonatólogos, matronas,, obstetras, asi se necesitan personas para despedir a los que se van" y la pregunta era... te interesa?: y, espontáneamente, de mi mi Alma surgió un SI!....
Durante tres años trabajé en una clínica de renombre, junto a otras compañeras, dando Reiki a enfermos oncológicos y aquellos trasplantados de médula. Y mi Alma vibró junto a ello... no así mi entorno, quienes vieron en mi una amenaza, al hablarles de su estado y cómo se sentían...y hoy comprendo que fue por ignorancia: miedo

Posteriormente fui solicitada en tres casos particulares para "acompañar", tanto a la familia como al moribundo.
Les comparto que fui preparada por la asistente de Elizabeth Kübler-Ross, Patricia Elizabeth,  para trabajar este trance difícil y poco aceptable en la sociedad actual. Una parte fue asistir, desde la mirada tibetana, durante 49 días al que parte al otro plano (el muerto) y previo a esta situación es con el enfermo en sí y su familia.
Los más resistentes son la familia....como que se crea un sentimiento de APEGO tan grande, que no "dejan partir" al que desea irse....les dicen frases tales como: "mamá, no te vayas, te vas a recuperar"; "mamá/papá esto pasará como otras veces. y verás como esto lo superarás"..... todo esto es FALSO.... son deseos propios por no "hacernos cargo", "no querer asumir" que un ser querido desea partir e interrumpimos "esa necesidad",  no respetamos el llamado de SU ALMA, por lo tanto, y desde ese espacio NO LE AYUDAMOS, por el contrario, reforzamos el hecho de permanecer.
Por favor, respiremos profundo ante esta situación, y hagámonos cargo de lo que nos toca ante esta situación con amor y respeto, ASINTIENDO al llamado de su alma, porque el primero que sabe que va a morir, es el enfermo.


4 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Tocas con sensibilidad extrema una experiencia que conozco y en realidad, vivo. Nos aferramos tanto a ese ser que, de alguna forma inconsciente y un tanto egoísta lo obligamos a continuar. Evadiendo así, su propio destino y camino. Es más que desconocimiento amiga mía, es pensar en forma errónea que de esa forma los hacemos felices, cuando en realidad desean descansar y trascender.
Lo que has escrito ha llegado por alguna mágica decisión del destino, para que comprenda y entienda de una vez, que llegada la hora se debe dejar partir. Eres un gran ser humano mi querida Ali.
Abrazos siempre.

Alicia Montero dijo...

Querida Taty, conociéndote como ser sensible, artista de la pluma y el pincel, agradezco tus palabras...
Te consta cómo he querido estar y ser puente en este tránsito...por qué se me da? pienso que son recursos con los cuales nacemos asi como tú para tus versos maravillosos.

De este tema NO SE HABLA...y mi ALMA grita...
besos y gracias mujer bella!

Ali

Myriam dijo...

Comparto Ali lo que dices aquí,
hace mucho tiempo, cuando fui enfermera,
estuve al lado de pacientes terminales
ayudándolos en ese transito. Luego,
también me tocó con familiares
y yo misma, estuve cerca, en una
ocasión.

Conozco muy bien la filosofía y
el trabajo de Elisabeth Kübler-Ross.

Un abrazo
También creo que pasamos a otro plano

Alicia Montero dijo...

Myriam, bienvenida!!
publico una vez al mes, solo por el amor y gratitud a este espacio que fue importantísimo en mi vida en ese momento...hoy voy camino a otra etapa, y su energía me acompaña!

Gracias,

Ali