martes, octubre 03, 2006

Ley de la vida: soltar para retener

“Cuando una experiencia -una reunión de amigos, unas vacaciones, que tus hijos crezcan y se vayan de casa- llega a su fin, mueres un poco. La «forma» que esa experiencia tenía en tu conciencia se disuelve. Esto suele producir un sentimiento de vacío que muchas personas prefieren no sentir, no afrontar.
Si puedes aprender a aceptar, e incluso a dar la bienvenida a los finales de tu vida, tal vez descubras que el sentimiento de vacío, que inicialmente te pareció incómodo, se convierte en una sensación de espacio interno que es profundamente apacible.
Aprendiendo a morir diariamente de este modo, te abres a la Vida.”

Eckhar Tolle

Dos hijos que se van, porque es la vida, es el camino.....dos de una!! Creo que la vida me recuerda que “soltar para retener" es el mensaje!.. Hace muyu poco tiempo que ya me liberé, en el sentido hermoso, de la maternidad. Me costó entender esto, el creerme, como la mayoría de las madres, dueña de sus vidas...diciéndoles lo que tenía que hacer....y más aún, COMO hacerlo... que ingenua!!...torpeza, ignorancia del amor mal entendido de ser madre, y padre también! lo que aprendí tenía que ver con el HACER...al no conocer lo que es la libertad del SER...por eso pasa con los hijos que se angustian, entran en depresión y lo que es mas drástico aún, se destruyen intentando hasta el suicidio…porque si ellos sienten que DEBEN HACER ESTE O LO OTRO, es porque de alguna manera se lo manifestamos... a eso me refiero con el querer siempre insistir en decirles a los hijos lo que es mejor.....qué sabemos nosotros!! solo podemos sugerir...si es que nos lo piden...Ha sido mi experiencia, es lo que llega a mi consulta. Que sé yo de SU misión, de SU CAMINO...ellos vienen y están mejor preparados que nosotros. Hoy los hijos nacen, "vienen" con otro switch incorporado....
Hoy yo aprendo de la vida cada día más, de ellos que me muestran caminos. Nuestros hijos nos han ampliado "el mapa" como dice la PNL. Hoy puedo completar mi historia con la de ellos, integrarla, logrando de esta manera, hacer una historia conjunta.
Mis aprendizajes, mis vivencias de madre/mujer,junto al padre, y mas aùn el aporte de cada una de ellos hacemos la auténtica historia familiar.
Dos hijos se van
, escogieron sus vidas en libertad, en alegría y certeza...
Dos hijos simultáneamente escogieron su independencia, generalmente se van de a uno. Amarlos, aceptarlos, y opinar SI ES QUE NOS LO PERMITEN, eso he aprendido.... ya no son pequeños, ya no tenemos derecho a "invadirlos", "presionarlos”, hoy son otros los tiempos. Por eso que agradezco estar consciente de esto y amo la vida...amo las oportunidades de crecimiento tanto para ellos, como el nuestro, como padres, y el mío como madre...como mujer.
Reconozco que mi emoción es de satisfacción, la sensación de una tarea bien hecha, la que incluye ensayos/errores, pasar en limpio y trabajo final!! si, así me siento....y sólo los miro como iniciando "su viaje de vida" y les deseo que sus experiencias de vida sean aprendizajes para bien vivir...para cuando llegue el momento del desenlace, tengan un buen morir....porque eso es la vida....disfrutarla plenamente, intensamente, siendo ecológicos en nuestras vidas...siempre el bien para mí junto a los otros, sin dañar a nadie....eso nos conduce a la paz, a la alegría y a la armonía que es la que deseamos en el momento del "terminus". Descubro en esta experiencia, en este “dejar ir” un fluir natural de la vida, sonido grato del Universo en una determinada nota. Es morir un poco. Me regala un nuevo y gran aprendizaje y al aceptarlo así, entenderlo es re-vivir

5 comentarios:

Ipnauj dijo...

Y, finalmente, los hijos nunca se van, porque hay algo de ellos que se queda pegado a nuestra médula.

Un gran saludo.

Gaiar dijo...

Quizás lo leí y me pasó desapercibido, pero creo que te olvidas de que también naces un poco, ahora tienes un tiempo para dedicartelo a ti. Aprovechalo.
Un beso!

Como evolucionar dijo...

Tengo cuatro hijos, están volando y haciendo su camino como debe ser, mi felicidad es saber que ellos lo son, cerca o lejos, la conexión existe, es algo que no importa la distancia, no se corta jamás.

Anónimo dijo...

Querida amiga; me emocionan tus palabras y me dejan una tremenda reflexión..... hoy te toca ver tus hijos partir y los dejas tan libremente..., me queda claro que debo aprender de tí... "soltar para retener", algún día me tocará a mí, espero encontrarte cerca... para aprender de tu experiencia.
un abrazo,
Lucía

Anónimo dijo...

Por que no:)