lunes, agosto 07, 2006

Aprendiendo a “pedir” empecé a vivir

Compartir lo cotidiano, de ese buen vivir que enriquece, es lo que hace que mi vida tenga un sentido. Pensamientos y actitudes ecológicas. Como también acerca de la cotidianeidad y de las cosas de la vida, también facilita a un buen morir.
(foto de Önder Turacý)
Días pasados comentaba que me cambió la vida cuando descubrí que “pedir lo que deseaba” era mágico: ¡me cambió la vida! Esto de que adivinaran lo que yo quería era frustrante, me dañaba afectiva y emocionalmente porque nadie entendía porque no estaba contenta, y qué es lo que realmente quería. Sólo bastó que lo verbalizara y la magia funcionó, ¡zas! …y se hizo la luz!
Este simple y sencillo acto transformó mi vida y también la de los demás. Fui educada para servir al prójimo, preocuparme por él, estar al “servicio de” los demás. Eso era lo social y culturalmente correcto. Toda esta creencia me tenía pasiva en mi comportamiento, y, por lo tanto esperaba ser adivinada en mis deseos y también acerca de lo que esperaba de los demás. Error…. Pedir era la orden, no caer en la soberbia de que todo tengo que hacerlo yo, caer en la adicción de la victimización (what the bleep do we know!?). Les aseguro que hoy pido ayuda, pido consejo, pido cuanto se me ocurra, con una salvedad: estar dispuesta a que te den un SI o un NO.

5 comentarios:

Carmen Gloria Gorigoitía C. dijo...

Ali, que maravilla descubrir que el Pedir funciona como una "llave maestra", abre puertas que parecen clausuradas y trae de regalo el aprendizaje.

Amiga me alegra contar contigo, tantas veces he pedido tu opinión y todo se ha hecho más fácil ... gracias
Carmen Gloria

Anónimo dijo...

Alicia, "pedir"...que difícil ha sido para mi esta palabra. Y tiene que ver con la enseñanza de otros tiempos. Pensar asi era ser "egoísta". Nosotras,las mujeres nacemos para servir, "desarrollarnos" a través de nuestra familia. Esa era la forma. Que podía pedir?...amor? es muy vasto, compañia? mal visto..;comprension? quimeras...
Ahora que te leo es como recibir una "revelación", jajaja.. y claro, que simple y sencillo, y esto, leyendo tu blog sería hacer un cambio y morir... morir al silencio? morir al orgullo?
Empezaré a vivir declarando, pidiendo, mi espacio. Mis límites. Gracias..

Griselda dijo...

Tienes razòn..Ademàs, nos ofendemos si los demàs no "adivinan"que es lo que queremos o esperamos.Còmo podrìan adivinarlo?Las mujeres somos asi...damos todo y nos parece mal pedir lo que necesitamos, tenemos encima siglos de una estùpida cultura.Muy lindo tu blog Alicia!!!No sè còmo recibì la invitaciòn a entrar.Quizàs tenìas mi direcciòn de Diprored?? no sè.Yo me llamo Griselda(Gri) y soy una argentina viviendo en Italia.Un abrazo.(e-mail:gri@hotmail.it)

Susana dijo...

Alicia:
visitar tu blog me ha llenado de alegría y buenos momentos. Es muy cierto lo que dices sobre "pedir"...y es todo un aprendizaje...reconocer que necesitamos el cariño y apoyo de otros, cercanos y lejanos...

Anónimo dijo...

la felicito...es muy importante lo que ud. está haciendo!!!!!!!!

Edgardo