sábado, septiembre 26, 2015

INFORMARSE SOBRE EL REGRESO AL HOGAR



Desde pequeña he visto partir a seres queridos,
Primero mi abuelo a mis 3-4 años  aproximadamente, y después, a mis 7, a mi pequeño  hermano, de tan solo un un año. Por lo tanto, el morir, la muerte, ha sido parte de mi vida desde mis inicios... y la verdad que ES PARTE DE TODOS...sin embargo no hemos sido educados, la gran mayoría de nosotros,  para ACEPTARLO como algo natural.
Como ya lo he expuesto anteriormente, un día "navegando por internet" leí el mensaje que así como se necesitan profesionales y personas que asisten al que nace, también se precisan para cuando un ser deja este plano. Mi alma resonó y fue como la vida me puso en mi camino a Christián Saavedra.
El formó, en aquel entonces el año 2007, un grupo yahoo, acerca del Arte de morir. Y así fue como me fui informando más acerca de este trance. Anteriormente ya había leído el libro La Rueda de la Vida de Elizabeth Kübler-Ross, médico-siquiatra, quien se dedicó a trabajar con los enfermos terminales y fue como previamente llegué a este grupo yahoo, presidido por Christián.
Toda la información compartida, nos enriqueció como grupo, porque habían profesionales, tanatólogos españoles, sobretodo, quienes nos participan de sus experiencias con enfermos terminales y sus aprendizajes de vida.
Con este grupo también aprendí, bajo la mirada budista, el trabajar con los que "partían" durante 49 días, lo que significaba "acompañarlo" en su trayecto "hacia la luz"...y quien nos compartió este acompañamiento amoroso fue Patricia Elizabeth, asistente de Elizabeth Kübler-Ross.
Fue un aprendizaje maravilloso y profundo.
Doy gracias a Chris, gran maestro y amigo, quien hoy, ha despedido a su madre en su regreso a casa.
Te acompaño desde la distancia, y junto a la Oración de la Luz Clara...


Libros que si te interesan puedes leer:
El Bardo Thodol.
El Libro Contemporáneo de los Muertos.
La Liberación Heroica del Temor
Todos son libros que tienen como raíz el Budismo Tibetano






8 comentarios:

Carlos MxAx dijo...

es difícil dejar partir a un ser querido
no estamos preparados, nos creemos inmortales, pero somos tan frágiles
es difícil, pero con el paso del tiempo la pena se transforma en buenos y lindos recuerdos

un abrazo

Alicia Montero dijo...

Hola Carlos, la base está en lo que siempre he sostenido: EDUCAR
El tema de la muerte debiera enseñarse en los colegios y hablarse en la familia, yo lo viví desde muy pequeña,con dolor, claro, pero no era de algo que no se pudiera hablar.

gracias por pasar,
saludos,
Ali

Taty Cascada dijo...

Todos tenemos una función específica que cumplir en esta existencia y tú fuiste elegida, para ayudar a comprender lo que a veces sentimos incomprensible y doloroso. Tu increíble carisma se refleja en tu sonrisa. Es un regalo conocerte desde la realidad querida Ali.
Abrazos todos.

Knut Michalsen dijo...

Life has only 2 stages, fantasies and memories. Transforming from one to the other is when you live. Consentrate on the transition. Consentrate on life! Caress the fantasies and treasure the memories and you live a full life.

Valparaiso 1965 was transition time.

Sergio dijo...

Es muy difícil morir y ver morir a nuestros familiares, yo lo que pienso cuando ocurre es: "ya no tiene problemas, ni dolores", y eso es lo que les digo a mis seres queridos.

Mi estimada Ali, coincido con Taty es un regalo conocerte y seguirte.

Un abrazo

Jose Luis Carbajal dijo...

es dificil el desapego hacia nuestros seres queridos tanto que a veces nos olvidamos de vivir, nos olvidamos que ellos ya tienen otro plano y que nuestra vida se debe basar en nosotros, ya que nuestro proposito aun no ha sido concluido.

amemonos dia a dia ya que el mañana ha pasado, el futuro es incierto y el hoy es un regalo, por eso... se llama presente

RECOMENZAR dijo...

Que maravilla de texto
después de leerlo vi que eras tuyo
Te Felicito abrazos

Verónica Calvo dijo...

La muerte, cuesta.
A mi no me asusta la mía y la de los seres queridos me "aterra" por el sufrimiento que deja la ausencia.
Pero Ali, sé que es mejor dejarles ir, con amor y a ser posible, aunque tenga lágrimas, con una sonrisa.
Los tibetanos tienen sus creencias, como todos, y a mí también me ayudaron hace años, como lo hizo Kübbler-Ross, que no es el tema de esta entrada.
Hoy en día solo creo en la energía.

Besos, querida mía.