domingo, septiembre 08, 2013

EL GRAN TEMOR




...a la muerte,

En las culturas occidentales la muerte se ha convertido en la experiencia más innombrable y más negada de la vida.
La mayoría de las religiones ofrecen su modelo o metáfora de la vida después de la muerte; toda ella está cargada de miedo y superstición, si una persona pudiera procesar o librarse de esas estructuras de creencias y saber que la muerte es parte de la existencia, la vida podría vivirse más plenamente y la existencia podría ser experimentada como una TOTALIDAD.

La experiencia del tiempo presente de vida se hace mas total, intensa y real, cuando se incluye a la muerte como parte de la vida, en lugar de algo que debe ser temido y negado.

La experiencia del tiempo presente de vida se hace mucho más total, intensa y real, cuando se incluye a la muerte como parte de la vida, en lugar de algo que debe ser temido y negado

Stephen H.Wolinksy . El Tao de la Meditación
Últimamente he estado muy cercana a este tema ya que "madres, padres e hijos" han dejado este plano, implicando un gran dolor familiar.

Mi experiencia me dice que conversar con la familia, los más cercanos al enfermo, y con el paciente moribundo, es algo que alivia notablemente a ambos. Es como sacar un gran peso de encima. 
Vaciar lo que se tiene dentro, las angustias, las aprehensiones, los pesares, las cosas inconclusas, "son apegos" del cual en enfermo moribundo - sin ayuda- no puede irse en paz.

Esta última situación causa gran pesar, dolor e, inconscientemente, "atan" al enfermo a las necesidades de los otros.. no a las suyas,  como el poder irse libre y livianamente...
Es, entonces, que me doy cuenta que todos tenemos derecho a la información, todos tenemos que prepararnos para ese momento, que puede ser HOY.

Observo con curiosidad cómo muchos se preocupan de la educación, y el tema de LA MUERTE no la veo en ninguna malla curricular.



3 comentarios:

Gizela dijo...

Tienes razón hermana- abrazos
Nunca nos han preparado...y es tan importante...

Besotesss

Taty Cascada dijo...

Mi querida amiga, por causas que bien conoces este tema me llega de cerca. He aprendido gracias a ti y diversa información bajada por Internet, que éste temor ancestral, casi de nacimiento que tenemos por la muerte, no debe ser. Cuesta aceptarlo cuando has crecido con ese modelo incrustado en el inconsciente; pero estoy en una etapa de la vida donde el aprendizaje es maduro y abierto a todo aquello que siempre me causó curiosidad.
Muerte-vida, vida-muerte, un ciclo perfecto que en algún momento cumpliremos, para alcanzar la culminación de nuestro ser.
Tu comentario final es concluyente, creo que nuestro país lo deja en manos de Instituciones religiosas, olvidando que existe un porcentaje de personas que no están afiliadas a ningún credo religioso...Tenemos tanto que avanzar en este sentido. Te felicito, porque tú ya estás sembrando semillas en este terreno.
Un abrazo.

Erika dijo...

No creo que la gente tema a la muerte en sí, sino al como van a morir, en que circunstancias, lo que dejan detrás. Nunca me he dejado llevar por las ideas religiosas pues creo que la muerte simplemente es una parte más de la propia existencia.

Me alegra haber pasado por aquí, aunque haya tardado mucho tiempo.

Besos, ejco