viernes, septiembre 03, 2010

EN LA NOCHE OSCURA

DEL ALMA....





En el proceso del "despertar de la conciencia", ó "darte cuenta conscientemente", como en todas las iniciaciones, pasamos por lo que algunos llaman, la noche oscura del alma, o lo que en mi caso llamaría, atravesar un desierto; como sea que lo llamemos, hemos dado un "salto al vacío". En este punto, sólo nos queda aferrarnos a nuestro centro, mantener el norte, aunque no sepamos cómo dirigirnos hacia él, y a pesar de nuestra angustia, dudas y miedos, sólo queda entregarse... morir a nuestros viejos esquemas, para así permitir el florecimiento de lo nuevo; al igual que en los procedimiento alquímicos para que se dé la trasmutación del metal, primero ha de pasar por la putrefacción. Pero, ¿cómo morir concientemente?, ¿cómo entregarnos?, ha de ser desde el corazón! Sin embargo cómo llegar hasta él!.

Se nos ha enseñado el camino de la mente
, y el del corazón?, entre más "pensemos" más nos perdemos, quedando presos de nuestros miedos, a merced de la inercia, que intenta llevarnos a nuestro estado anterior "más cómodo, conocido y aparentemente seguro", entonces se desata una lucha interior, hay que dar el paso y no sabemos cómo, al final tras nadar en contra de la corriente estamos agotados; el morir-renacer desde el corazón, es por el contrario un proceso fácil, no implica lucha sólo entrega..., no es resistencia, es flexibilidad...

Hace falta mirarnos en nuestra justa dimensión, re-conocernos en nuestro dolor, sincerarnos con humildad y responsabilidad (que es amor), permitir el desintegrarnos, llorar lo que sea necesario y sobretodo, confiar, el fuego del dolor a la luz del amor es la alquimia de la conciencia...
Entonces con humildad "pido" , me "re-conozco", hago mi dolor "verbo" y así al pedir me alineo con el alma, o lo que es lo mismo, puedo emitir y recibir; al "re-conocerme" es decir, mirarme con sinceridad y humildad, dejando a un lado el ego, activo mi visión interior a la luz de la sinceridad que es verdad, y que parte de la mirada de un corazón humilde, con responsabilidad, que es el reconocimiento vivo del propio ser, entro en el caudal de la energía, de amor- sabiduría, la luz del alma, consiguiendo llegar al lenguaje del corazón que es amor; al hacerlo "verbo" implico concientemente la energía de la inteligencia activa de la humanidad, como el relato del génesis, para el proceso de creación (nacimiento) se necesita del verbo "...y el verbo se hizo carne y habitó entre nosotros...".
Sólo nos queda "confiar", es decir volver al corazón, la confianza es intuición verdadera que nace de un corazón sereno.
Por este medio descubriremos nuestra llama interna que ilumina "la noche oscura", que es agua viva para atravesar el desierto, entonces ya no caemos más al vacío, ahora podemos volar!

El acero se ha templado al fuego del dolor para aportar nuestra propia nota a la sinfonía de la vida.

Texto publicado en el 2004, y hoy muy vigente, nuevamente....


5 comentarios:

Steki dijo...

La "noche oscura del alma" y el "desierto" es lo que yo llamo siempre el "tocar fondo". Es ahí cuando estamos libres para volar.
Qué lindo artículo, Ali querida.
Siempre en sintonía vos y yo.
Beso grande y feliz finde!
Me voy a bailar unos tangos, jaja.
Ciaoooooooo!!!

Alimontero dijo...

hooooooooooola preciosa!! todos vivimos esta noche...con la esperanza que el amanecer, se ve, se siente....es la unica forma de morir a lo viejo para re-nacer!!

viva!!! huuuuuuuurra!!
;-)
Besotes y bella semana!

Ali ♫♪

Olga i Carles dijo...

El desierto... la soledad más absoluta, en ella sencuentra la divina paz del encuentro mente y corazón.
Extrapolarnos sin medida es la aniquilación que da nombre al fracaso.



Gracias.

Mar y ella dijo...

Sin lugar a ninguna duda posible la vigencia en nuestro corazón de volar,volar y volar,es lo que nos permite salir de el desierto árido de las ausencias,de lo mieedos de las penas...



Un placer inmenso hermosa de poder comentar,espero con mayor asuidad regresar...estoy intentado recuperar el vuelo despuésde un aterrizaje forzoso..


Cariños inmensos
Mariella

Alimontero dijo...

Muchas gracias a cada uno de uds por sus visitas y comentarios...

Reciban de mi parte un gran abrazo!

Ali