domingo, marzo 22, 2009

DECIDO VIVIR






Esta es la carta que el afectado de cáncer ha escrito a su enfermedad. Reconozco que es muy extensa, pero merece la pena leerla por la extraordinaria enseñanza que nos da.
Gracias le doy a
José Manuel Romero por facilitarme este testimonio.

Querido Horacio:
Fue ese jueves de Noviembre cuando supe que me habías tocado con tu vara de abedul, cuando un rayo me atravesó de la cabeza a los pies. ¿A mí? ¿A mí? ¿Por qué a mí?
Sólo tardé unos segundos en aceptar el diagnóstico y en ese instante experimenté una felicidad que nunca había sentido hasta ahora. Iba a tener el honor de formar parte de ese grupo de personas a las que tanto admiro, que sacan coraje de donde parece que no lo hay y lo muestran al mundo.
Me ofreces una grandiosa oportunidad de aprender y de crecer, aquí y ahora con este master, con este proyecto, con esta asignación que es CURARME y que hoy acapara mi máxima atención.
No es una interrupción a mi vida ni un freno en mi viaje a Ítaca. Es un nuevo rumbo que quiero vivir a tope y del que voy a sacar todos sus frutos. Estoy impaciente por ordeñar cada día que comienza.
Muy pronto empecé a sentir que había recibido otro regalo mucho mayor, que ni en mis mejores sueños podía imaginar. Es el amor de mi familia y mis amigos.
Mi vida de familia se ha transformado. En casa con Adelaida y Gabriela sentimos una pasión amorosa mutua como nunca había sucedido. Me conmueve cómo se vuelcan conmigo, cada minuto, cada segundo. Ellas son quienes realmente están viviendo y soportando mi enfermedad. Sólo me sale una palabra del corazón y es ¡¡¡GRACIAS!!!.
Los caminos de mis padres y hermanos, y el mío se han unido. Hemos entrado de nuevo en nuestras vidas respectivas. Y donde antes veía recelo, barreras y malentendidos ahora sólo veo unos grandísimos corazones. Además me divierto muchísimo con todos y cada uno de ellos, que en su diversidad y a su manera me están dando lo mejor de si. También estamos llevando a cabo unas colaboraciones muy fructíferas. Todo tiene un enorme sentido.
¡Y que decir de mis amigos, que desde todas las partes del mundo me mandan unas letras de ánimo y aliento en sus emails!. Hay personas, que ni me podía imaginar, que me están mandando su cariño. Es curioso cómo nos “tocamos” entre nosotros en nuestras vidas sin saberlo.
Hacía unas semanas que había perdido mi teléfono móvil pero con esta enfermedad ya lo tengo rápidamente al día. Hay tantos amigos que me ofrecen nuevas terapias y técnicas, nuevos libros. Siento que se me presenta un fecundo período de conocimiento.
¿Y qué decir de todas esas personas que rezan por mí y piensan en mí durante sus oraciones? ¡Qué gran responsabilidad de agradecimiento se posa en mis hombros!
Y en estos momentos pongo a Dios por testigo de que nunca jamás en la vida diré que “me siento solo”, “no tengo amigos” o “me siento miserable”. Eso sería ir en contra de la naturaleza de la vida.
Hoy, siento y sé que cada uno de nosotros formamos parte de un cuerpo superior en el que todos estamos conectados y cuando una parte de ese cuerpo está más débil el resto vibra. Yo también sabré vibrar mucho más a partir de ahora. En cambio, ¿Cuántas veces vibramos por cosas no importantes? ¿Somos conscientes de la enorme cantidad de metas y estímulos triviales que nos creamos y aceptamos y que nos generan tanto stress? ¿Es tan real esa ansiedad que nos atenaza? ¿Es tan real esa culpa que nos abruma? Todo eso nos mata.
He aprendido a ser Yo, a ser “Yo soy”. Me he dado cuenta de que había llevado una vida alocada en la que había adoptado muchos roles en ambientes dispersos y desconectados. Eso me creaba barreras, eso me negaba como persona. Eso era matarme. Ahora “Yo Soy” esté donde esté, no tengo barreras. Formo parte de una energía ilimitada.
Me siento capaz de llevar a cabo cualquier visión que me plantee en este planeta.
Estoy viviendo una experiencia mágica de transformación espiritual. Ahora entiendo al alquimista que transforma el dolor en paz, la paz en alegría y la alegría en amor.
Estoy completamente preparado para todo lo que vaya a venir y sé que sobrevendrán dolores y molestias en el cuerpo pero nunca sufrimiento. Todo sufrimiento es un juicio, es aceptar la condición de que se es víctima y yo eso jamás lo haré. En cambio, el inevitable dolor físico que se acepta, se siente en todos los poros y se ofrece, nos brinda la oportunidad de transmutarlo en despertar espiritual.
Horacio, no quiero darte una pequeña decepción. Pero no has sido tú quien me ha traído esta enfermedad sino yo. Yo soy al 100% responsable de lo que me pasa. Ha sido mi mente quien me ha confundido y me ha metido en esto. Había una falta de armonía. Quizá tenía una necesidad de crecimiento no bien madurada o una situación que no sabía cómo manejar. Esta enfermedad tiene un mensaje y al captarlo mi curación vendrá, de la misma manera en que la primavera sigue al invierno. Ya intuyo mucho de lo que me había pasado.
Hay muchas maneras positivas de hacer frente a esta enfermedad. Yo quiero recuperar el diálogo con mi cuerpo. Quiero estar con él y acompañarlo en estos momentos de debilidad. Mi cuerpo es ese amigo sabio y fiel, que siempre trabaja de manera incondicional y silenciosa para estar sano. ¡Ay hermano!, cuanto te he exigido en esas noches de trabajo, en esos platos y copas de más, en ese uso de ti como fuente de placer y objeto de consumo. ¿Cuántas veces te he dejado en último lugar dando por hecho que tú silenciosamente podías con todo? Hermano, nos curaremos juntos y a partir de ahora serás mi joya.
Bueno Horacio, vamos a hablar tú y yo del futuro. Sabes muy bien que me voy a curar y por eso te quiero ofrecer un puente de plata honroso. Sé que has actuado con tu mejor intención, obedeciendo a los designios de mi mente. Te propongo que retires inmediatamente de mi cuerpo tus células enfermas. A cambio, conservaré en la memoria un buen recuerdo tuyo de esta etapa maravillosa.
Horacio, sabes que no tienes otra alternativa. Si insistes en persistir, tanto mi altísima moral como las baterías del Doctor Javier Hornedo, quizás el mejor oncólogo del mundo, harán mella en ti. ¿Por qué aferrarte y resistirte a lo inevitable?
En pocas palabras: Gracias por entrar en mi y Gracias por salir de mi, con todo mi amor.
Yo ya he empezado a celebrar mi curación. Estoy organizando con mi familia y amigos un viaje a Roma de agradecimiento por todas estas vivencias y todas estas “vacaciones”.
Esta enfermedad me ha sobrevenido en un momento en que estaba cambiando de vida y planeando una nueva etapa. Voy a incorporar todo lo que aprenda. Esta etapa será muy importante en mi vida y ya nunca jamás volveré a ser la misma persona después de vivir esta experiencia. Mi misión y mis metas serán a partir de ahora muy diferentes. Sé que me espera una vida apasionante y me ilusiona asumir mis nuevas responsabilidades. Sabré siempre cambiar y transformarme.
Sé también que este futuro apasionante no me estará esperando sólo a mí. Esta ha sido un poco la enfermedad de todos y todos nos estamos transformando.
Y ahora pienso en La Navidad. Esta va ser la mejor Navidad de toda mi vida. La Navidad es el nacimiento del niño Dios. Es un momento de Creación. Es el momento de crear la mejor versión de la mejor visión de nosotros mismos.
En La Navidad sin embargo, rara vez nos salen bien los deseos. Ya en los medios de comunicación de la primera semana de Enero todo sigue igual de mal en el mundo y el nuevo año sigue el mismo curso de violencia y perversión rutinaria. Sin embargo, este año propongo a mi familia y amigos algo muy diferente:
1. Cerrar los ojos.
2. Crear uno o dos deseos.
3. Visionarlos.
4. Oírlos.
5. Olerlos.
6. Sentirlos.
7. Tocarlos.
8. Tener una fe inquebrantable de que van a suceder sin preguntarse el cómo.
9. Dar gracias porque ya han empezado a suceder.
10. Seguir al corazón.
11. Plasmar los deseos en un sitio visible.
12. Revisarlos diariamente.
Esta vez se van a materializar en todo el planeta todos nuestros deseos de Navidad y Año Nuevo. Vamos a cambiar muchas cosas.
Y ahora sólo me cabe decir GRACIAS; GRACIAS; GRACIAS
Con todo mi afecto, Juan


Yo hoy honro a Juan por su valentía y por su destino!

17 comentarios:

joman dijo...

Hola Ali: Me encanta cómo lo has "adornado". Un beso tambien para ti: Joman.

J. Marcos B. dijo...

Escribirse una carta a uno mismo, ayuda. Es buena idea, lo hice con otros temas antaño y funciono.

Todo los problemas que la vida nos da son desafíos, retos que vencer. Todo es posible si en el fondo de nuestro ser vibra una Fe inquebrantable en que todo va ir bien, así sera.

El ser consciente de que estamos viviendo dentro del cerebro es suficiente para por fin estar fuera y verlo como lo que es, un cerebro que podemos ayudar en vez de machacarlo y estresarlo más.

El tiene sus funciones básicas muy necesarias pero no puede con todo. Le cargamos demasiadas tonterías y miedos infundados. Eso hace que un día hay que reiniciar la maquina y limpiar, tirar a la basura lo inutil... Pero aun pocos quieren verlo de esa forma, muchos piensan que son el (el cerebro)...y se enferman, caen en depresión, o peor, llegan a un tal descontrol que hasta un cáncer se puede instalar mientras siguen pensando...

Esa carta es de un Ser valiente que aprovecha este suceso de la enfermedad como una oportunidad para elevarse por encima de sus pensamientos, y sinceramente pienso que lo ha logrado, que curado ya esta.

La depresión debe llevarnos a la acción y no a la desolación, pero no es nada fácil llegar a esos niveles de comprensión... A esas persona, los valientes, hay que darles mucho amor, ayudarles y apoyarles en su arduo camino del dolor, pero vi que por suerte también tiene amigos que lo apoyan, y eso es bueno.

Se transformo su enfermedad en un reto en un ejemplo para los demás y eso hace que el que la padece, crezca velocidad luz hacia la sanación, de repente se ve como un héroe que ES.

Que la fuerza, la paz y el amor le acompañen siempre.

Un abrazo Alicia, un placer como siempre pasarme por aquí, besos dentro.

SOL dijo...

Querdia Ali...
Me ha impactado esta carta. pero te digo algo... me apena que tenga que ser una enfermedad tan feita (por llamarlo de alguna manera)quien nos haga valorar o ver lo que tenemos alrededor.. lo bueno de tener amigos, flia. metas simples, disfrutar de cosas pequeñas ...
Es necesario llegar a tener una enfermedad para darnos cuenta que existe un Dios al cual le pedimos solo enestos momentos o hasta le agradecenos !!!
Esta es una enfermedad muy cruel.. para la persona que la padece, y mas cruel para los que estana su alrededor.. porque no saber como actuar para que esa persona se sienta mejor o aliviar su pena!!!
Siempre me pregunte que haría que se me diagnosticara una enfermedad asi.. ya que nadie esta exento de eso...
Y me digo.. creo que seguiria mi vida de la misma manera...
Disfrutando de "mis" PEQUEÑAS GRANDES COSAS...
La fe sobre todo es algo que debemos tener siempre a nuestro lado.. y no acordarnos que la tenemos en estos casos extremos cuando desesperados pedimos a Dios o agradecemos!!!
Un buen post.. para reflexionar simplemente sobre el camino que transitamos!!!
Besos cielo, llenos de luz, como siempre!!!

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenas noches,Ali, rendirse ante las adversidades de la vida, en este caso ante la enfermedad, no es de mi agrado, en esta carta se demuestra con creces.
Besos.
Jesus

Warren Lee dijo...

Bien, Ali Amiga... definitivamente hay que decidirse a vivir y ¡a saber vivir!

Te felicito por tu publicación -o post, dicen algunos-.

Qué grata sorpresa fue, el verte por mis rumbos, Ali. Yo he estado muy retirado de los blogs, aunque de vez en cuando publico algo en el mío. Son cositas que escribo y me las publican por acá y, pues decido "colgarlas" en el blog, de paso.

Que estés superbien, mi Amiga Ali...

Un abrazo y dos besos...

Alimontero dijo...

Joman, José Manuel, muchas gracias a ti, porque a través tuyo llegué a este testimonio. Que bueno que te gustó y hablas de la forma, jejeje el contenido es el mismo…;-)
Beso amigo y una excelente semana! ;-)

Juan Marcos B., Escribir es bueno, y a veces mejor cuando dejamos libre nuestro puño y nuestra mente… sin filtros, y sacar y sacar, escribir y escribir….de alguna forma “externalizamos” lo que nos tiene atorados…;-)
En este caso es buenísimo …él tenía dos posibilidades como cualquier mortal, entregarse y morir, o hacer lo que Juan hizo… y ser valiente!! Porque es solo una decisión que se presenta en segundos.. y ahí esta nuestra vida…dependiendo de nuestra actitud.
Me ha gustado mucho tu planteamiento Marcos…llenamos nuestra mente de basura, nos intoxicamos con ella y nos enfermamos…
Sin duda Juan fue valiente y tomó su vida y se “hizo cargo”…pudiendo ser una víctima mas
Un abrazo para ti y gracias, como siempre…;-)…

Sol, No solo a ti te impactó, yo creo que a todos nos llega de una u otra forma amiga querida… y de eso se trata, de removernos la consciencia y por fin tomemos acción… buscar ayuda si el valor se ve debilitado…la cosa es ver qué hacemos ante eso… y avanzar! De lo contrario empezamos a morir en ese momento….
El Ser humano actúa cuando está acorralado…presionado…viviendo desde afuera, sin conexión consigo mismo…Aquí se puede apreciar cómo su Sanador Interno lo movilizó…
Gracias amiga,muchas gracias por tus palabras, por tu comentario,
Un abrazo! Y luz para ti! ;-)

Jesús y Encarna, Gracias por tu visión Jesús,… muchas gracias por venir a este rincón. Besos y una excelente semana para ti!

Warren Lee, hooooooooooooola amigo, que grata sorpresa me has dado! ;-)
Eres un sol amigo por acordarte y dejar tu huella por estos lados.. lo valoro y no te pierdas de la blogosfera…;-)
Muchas gracias!!

Ali♥

CUCALELLA dijo...

Me quedé impresionada, sin palabras...Creo que es maravilloso escuchar algo así, pues de esta manera desparece todo lo que es accesorio en nuestras vidas. Gracias, Ali!!! :-)

Dilman dijo...

Impresiona la forma como esta persona se rescata a sí misma abriendo su sentimiento ante las expresiones de solidaridad. Antes era presa según lo que dice de la frivolidad, era sólo eso, superficialidad en el comer y en el actuar ante sí, ante la familia, ante sus amigos, ante todo lo demás. Por un accidente de salud se conecta con esa fuente vital que nunca antes se imaginó tener y se suceden cambios extraordinarios para él y los demás. Magnífica vivencia nos regalas Ali, gracias por este aporte que se encadena a la vitalidad y al amor universal.

ainhoa dijo...

Fantástico Ali, es un gran elección escribir, plasmar en un papel sobre todo los agradecimientos, "doy gracias por estar sano" esa es la frase que se debe repetir una y otra vez....desprende tanto amor, ternura, pasión por la vida....es genial...
Mucho ánimo y enhorabuena a Juan.
Y gracias a ti por compartirlo.

© Lilium - Lilith dijo...

Hola Ali...hoy tu post me toca muy de cerca el corazón, la vida, mi cuerpo...Realmente lo admiro a Juan...yo tuve que pasar por dos y tocar fondo, hondo, muy hondo para valorar un tercio de lo que él valora...creo que el miedo y la tristeza, y tantos sueños rotos, tantas cosas juntas, tanto....me nubló por completo la razón, creo que hizo mella en mi almita...:)

Pero al tocar fondo, vi mi vida como pasaba por enfrente de mis ojos, me arrepentí de no haber abrazo la vida con este amor que tengo para darle...pero la vida me ha dado ya una tercera oportunidad:)...la cual intento no desarpovechar:)

Leer tu post hoy, me ha removido muchas enseñanzas y momentos pasados hasta hace un casi nada en mi vida...:) me hiciste volver a entender que "yo soy" y que "este es el tiempo" no mañana ni ayer, sino hoy:)

Gracias Ali, siempre me emocionooooo!!ando muy sensible ultimamente!!:)

Besos desde mi corazón:)

Susana Vera-Cruz dijo...

Una lecciòn màs de vida.
Cada momento de nuestra existencia, hay que vivirla a concho, como si fuera la ùltima.

No estamos libres de ninguna enfermedad y tampoco somos de hierro, al contrario, somos tan propensos, sin escudos a lo que se pueda venir.
Pienso que esta carta, grafica la gran valentìa y disposiciòn, de un hombre que desea vivir, pero vivir bien, sin temor a que su turno luego llegarà. Unamor inmenso a la vida y a lo que le tocò vivir.
Importa el vivir a cada minuto que le permitirà Dios.

Ejemplar e incentivador ejemplo de Vida.
Me gustò muchìsimo.

Un besito enorme amiga querida y te invito a que pasaes a Detalles y Dulzuras y te lleves a tu hogar la rosa roja con una mariposa plateada, que dejè colgada al costado derecho.

Y pasa cuando puedas a reencontrarte con El Alma, en Pensamientos en el Agua Ali.
Se te extraña por mis mundos.

Lindo dìa amiga

Susana-Agualuna

Shrekxter dijo...

Holiiiinesssssss......

La verdad, es que el tiempo me ha amarrado los dedos y me ha costado desenredar los nudos entre los nudillos....

Pero estoy.. tengo taaaanto que contar... ni te imaginas... es como una pequeña historia que se prolongaraaa por un buen tiempo continuando con los ""milagros"" que uno mismo realiza...

Pero aunque no lo creas aun te leo... solo que cuesta desligarme de la pega para escribir...

Saluuuuudos.. besos... abrazoss...

PD: prometo ponerme a escribir de nuevo en abril...

Evan dijo...

Ali, gracias por compartir esto con nosotros, uno siempre aprende de los demás y de sus modos de afrontar los momentos difíciles de la vida.

Te dejo un beso enorme!!

REIKIJAI dijo...

Ali,estuve al lado de los mios;los acompañe.Se del dolor,se de sus luchas internas y externas...te aseguro que luchan hasta el final.Y se van en Paz.Me quedo con"Ahora entiendo al alquimista que transforma el dolor en paz,la paz en alegría y la alegría en amor".Gracias Ali.Besitos.Silvi.

gerardo omaña dijo...

Bello ese amor que con amor se entrega
sin rechazar la brisa que acaricia
sin prejusgar siquiera la hoguera que nos quema.

Aquí estoy leyéndote después de una larga ausencia.
Con mis mejores deseos dejo FLORES PARA TI.
Y desde Imaginaria
Hoy, mañana y siempre
BESOS PARA TU ALMA

amigoplantas dijo...

Este viernes pasado iba conduciendo en viaje de trabajo observando la marcha de la floración de los frutales tanto en zonas llanas como en la media montaña

Yo solico y una carretera secundaria casi desierta

Los lagrimones me llegaban a la comisura de los labios y me puse a cantar una jota muy conocida por esta tierra:

Que cuando / vienen del campo / vienen cantandoo ooo

¿Por qué / vienentan contentos / los lagradorees ees?

Que cuando / vienen del cxampo /vienen cantandoo ooo

Vienen / de ver el fruto /de sus sudoreees ees

Porque / las espigas de oro /ya van granandooo ooo

Porque / las espigasde oro / ya van granandoo ooo

¿Por qué / vienen tan contentos / los labradoreees ees?

Recordaba el final de la vida

Lidia M. Domes dijo...

Si una enfermedad nos sorprende, es que hemos estado en una senda diferente a a que el alma necesita...

Y es bueno escuchar al cuerpo que a través de las molestias y los síntomas nos muestra que hay cosas en nuestra vida que no marchan...

Y lo mejor que podemos hacer es mirar lo que hay que cambiar y cambiarlo!!!

De nada sirve luchar contra un síntoma o una enfermedad desde el mismo espacio en que fue creado...

Corrernos, serenar la mente, contactar al corazón, aceptar los afectos, dar y recibir lo que no habíamos notado que estaba a un pasito de nosotros...

El sintoma dice, o grita:

Cambia!!!!

Y si lo haces, tal vez, tengas una oportunidad de seguir probando, de entregarte al Amor de nuevas formas...

Bello testimonio!!!

Abrazos,

Lidia